¡Recomienda esta página a tus amigos!
cortesia de miarroba.com

En Puntos de vista | María Cruz Magdaleno  hoy 

redacción
webmaster


 

EL SEXO DE LOS ÁNGELES

María Cruz MAGDALENO

 

LA MUERTE DE MATAR

 

No sabía por qué siempre me había inspirado miedo el Camino del Monte en mi pueblo leonés. Podían ser los enormes pedruscos que tenía que sortear con mi bici para no matarme, o una enorme cuesta que parecía llevarte a un submundo desconocido, o la fealdad propia de un camino agreste y poco cuidado y transitado. Tampoco sabía por qué ese silencio enorme que me acompañaba durante el trayecto se ampliaba más y más a medida que avanzaba. Quizás creyese, en mi ignorancia de niña de pueblo (entonces los pueblos eran otra cosa ), que aquel camino, al contrario de los demás, no me pertenecía porque llevaba a la finca de un terrateniente muy nombrado en el pueblo y yo, por extensión, me pensaba que el camino también era suyo y que estaba invadiendo las pertenencias del hacendado.

No podía comprender por qué desde la nuca hasta la última de mis extremidades, se me erizaban todos los pelos del cuerpo cuando me acercaba al arroyo que anticipaba la llegada a la casona de aquel señor tan nombrado. Quizás porque ya antes de llegar al riachuelo emergían de lo más profundo de aquel silencio los ecos del agua como fantasmas sonoros de saludo siniestro saliendo de la nada y anticipando en mi puntual esquizofrenia una misteriosa presencia. Justo allí, aunque cerciorada ya de que la única presencia era la del arroyo, me daba la vuelta con mi bicicleta camino del pueblo como alma lleva el diablo.

No adivinaba la razón de que, pasmada por el horror que alcanzaba su máximo grado justo en aquel punto, nunca fuese capaz de atreverme a hacer lo que más me apetecía, acercarme a la finca para divisar mínimamente siquiera aquella casona que a mí me parecía el colmo del glamour rural, ya que en vez de solamente puertas, cuarterones y ventanas, la fachada de la entrada estaba adornada por una gran galería acristalada que se alejaba bastante del aspecto miserable y desvencijado de casi todo lo entonces me era cotidiano y que pude conocer una vez, en que las nietas del tal señor nos invitaron a uno de sus cumpleaños.

Cuarenta años más tarde, este verano, he comprendido cuál ha podido ser la causa principal, sino la única del miedo que me inspiraba aquel camino y el terror insuperable que me provocaba aquel arroyo. Creo que los seres vivos podemos percibir sensaciones recibidas de realidades no apreciadas por ninguno de nuestros cinco sentidos.

Yo nunca pude ver allí restos de cadáveres humanos, nunca olí el dulce y penetrante olor que desprende los muertos, ni oí el rechinar de los gusanos, ni gusté extraño sabor alguno en las pipas de los girasoles que crecían en la zona, ni toqué los fémures, las tibias, los cráneos, y las falanges. Pero creo que llegué a percibir aquella presencia, a la que el arroyo conducía siguiendo su rumor, la presencia de los restos de una matanza. Las emociones de aquellos hombres que habían sido trasladados allí desde otro pueblo leonés sabiendo iban a morir. Su tremenda soledad en aquel paraje desconocido anticipo de la Nada. Su absoluta indefensión por la oscuridad de la noche. Su miedo y desesperación cuando fueron acribillados a balazos sin compasión. La desesperanza de la huida frustrada de dos de ellos. La presencia de la muerte, pero de la muerte de matar.

 

DÉFICIT CERO EN LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

 

Qué país es este que permite que las comunidades autónomas se endeuden sin límite. Qué país es este que tiene leyes que permiten que los entes públicos jueguen con el dinero y el futuro de las personas que viven en él.

Vivimos en un mundo basado en una economía ficticia, en proyectos sin base real de riqueza ( tejido industrial, energía …….) , de pajazas mentales, de órdagos a la grande detrás de los cuales sólo está la imaginación apoyada en euros por el sistema financiero que nos tiene a todos –con perdón – agarrados de los huevos, de los huevos de nuestra imaginación. Tengo una casa, tengo un abrigo, tengo una empresa, tengo unos hospitales, tengo poder para hacer lo que quiera… Tú no tienes nada. El banco te tiene a ti. Agarrado de los huevos. Pardillo. La economía es ficticia.

La democracia es ficticia. Porque en este sistema el que manda no es el que vota. Sino el que tiene dinero para dar a los poderes públicos que luego harán campañas propagandistas para convencer a los que votan sin que esto moleste a los que les financian. Si no tienes dinero no eres nadie, nadie te respeta, salvo tus amigos o tu familia, que quizás te respeten porque son los que tienen que soltar pasta si te va mal. Ese el sistema que tenemos. Aquí no se valora al más sabio, al más listo o al más simpático, sino al que más euros puede pagar.

Dicen que las diferentes administraciones adeudan cincuenta mil millones de euros en toda España, que las empresas están ahogadas por su morosidad, que las administraciones son las que más incumplen las leyes, con plazos de pago más largos de los estipulado legalmente. Para qué están los dirigentes políticos ¿ para salir en la foto ?. Deberían ser un poder para controlar el Abuso del Poder ( el del capital ), no para formar parte de su sistema digestivo antropófago. Yo soy antipréstamo, anticrédito, anti-financiación.

Socialistas, comunistas, poco pintan, en un sistema que es siempre capitalista. Gastar por gastar es fácil, pero los gobiernos de las administraciones públicas lo que deben conseguir es generar riqueza, gastar en inversión productiva, y luego repartir “socialmente” los dividendos.

Que lo sabe “tó diós”, que de donde no hay no se puede sacar. ¡Cullons!.

 

LA PAÑUELA TEATRO

 

El éxito avanza paso a paso al hilo de la evolución de sus actores con ” El Pájaro Solitario”, obra producida por La Pañuela Teatro y el Teatro de Rojas, sobre la aventura toledana de San Juan de la Cruz huyendo de la celda del convento de los carmelitas calzados.

Es impresionante ver cómo la querencia, el deseo, la pasión que estos actores, pertenecientes a la recién creada compañía toledana, ponen en sus representaciones a lo largo de la geografía castellana, su ámbito por el momento, les ha hecho merecedores del elogio más esperado, recibido en una de sus últimas actuaciones por las persona que ellos más respetan, el director de la obra “ El Pájaro Solitario”, Denis Rafter: “Sois una gran Compañía”, les dijo.

La obra de Rafter por ellos puesta en escena ha levantado a la gente de sus asientos en muchos de los teatros por cuya programación ha pasado en las dos Castillas: Ávila, Ciudad Rodrigo, Toledo, Consuegra, Guadamur….. La quincena de actores que trabajan con Denis Raffter se desviven por el teatro y sacan el tiempo de donde sea para dedicarlo a batallar con los guiones en los escenarios que acogen sus ensayos: teatros, centros sociales…

En Guadamur, donde presentaron su obra recientemente, la gente les recibió , como es lógico en el ambiente familiar de una pequeña población donde todo el mundo se conoce, charlando , comiendo pipas, saludándose y entrando y saliendo por la puerta de atrás. Pasados unos minutos , justo en el momento en que Santa Teresa aparece en el escenario en un éxtasis espiritual de San Juan para aliviar los sufrimientos a los que es sometido por los calzados, un silencio sepulcral dominó la sala, y el público se quedó clavado en sus asientos, quizás boquiabiertos por no estar acostumbrados al teatro de calidad. Silencio sepulcral y respetuoso hasta que acabó la obra, momento en que se arrancaron de sus asientos para aplaudir a rabiar, con la complacencia de la alcaldesa del pueblo que se encontraba en primera fila encantada de la vida.

Testigo fui de aquello por que asistí al espectáculo y testigo también por mi irremediable despiste, que hace que me pasen cosas de lo más insospechadas o que aparezca en sitios que nunca pretendí, del discurso agradecido y emocionado que Denis Rafter dirigió orgulloso a sus actores en el “backstage” o trasbastidores, como se diría en castellano. También escuché a un profesional del teatro decirles: “ chavales, sois la hostia , yo he trabajado en el Liceo de Barcelona y vosotros sois incluso mejor que lo que vi allí”

La Pañuela Teatro son Alejandro Dorado, el vapuleado San Juan azotado, desnudado, maltratado, que supera la perversión del poder de los calzados con ayuda de los éxtasis y emociones del amor a Dios y a Santa Teresa. La Pañuela Teatro es David Cerro, el malvado prior que odia y envidia a San Juan por ser un renovador antisistema pero además amable y bueno. La Pañuela Teatro es Marta Hernández, “ la coscolina”, puta de Zocodover capaz como nadie de amar al santo con inusitada inocencia, sólo el santo que no ella, la imagina llena de lujuria en sus Tentaciones (foto). La Pañuela Teatro es Ángeles Porras, la “palomita torcaz”, otra puta de lo más salerosa que se adueña del escenario con su vistoso traje de gasas de colores. La Pañuela Teatro es Amaya Castillo, cuyo embarazo en la vida real no le impide ser la mandil más simpática del chiringuito de Zocodover, así hasta quince, que todos son La Pañuela Teatro, sin olvidarnos de Evila Cardeño, la diva toledana que colabora con la Compañía y que consigue erizar la piel a quienes la escuchan cantando las coplas de San Juán.

Y por último, La Pañuela Teatro es Rocío Pérez, presidenta de la Compañía, que interpreta estupendamente a “ la maldegollada “ una puta descarada y peliaguda que continuamente ventila sus calores batiendo los faldones por nuestra querida plaza. Sé que Rocío sufre la dicotomía corrosiva que ataca a quienes viven de una cosa y quieren dedicarse a otra. “Don´t worry”, Rocío, que tú puedes presumir de trayectoria canalla, la que avala a los artistas.

 

LA CASA FÁLICA
(Canción)

 

              Tengo una casa fálica
              En un entorno tóxico
              Vivo una vida trágica
              Sueño en un sueño mágico

              Tengo una casa tóxica
              En un entorno trágico
              Vivo una vida mágica
              Sueño en un sueño fálico



              Tengo una casa trágica
              En un entorno mágico
              Vivo una vida fálica
              Sueño en un sueño tóxico

              Tengo una casa mágica
              En un entorno fálico
              Vivo una vida tóxica
              Sueño en un sueño trágico