.tv, toledo, castilla-la mancha, castillalamancha, webtoledo, webs de toledo, teles, ver television, televisiones castilla la mancha, televisiones autonomicas, televisiones regionales, televisiones de castilla la mancha, castilla-la mancha television, localia, clmt, teletoledo, tve1, la primera, tve2, la segunda, a3, antena 3 television, antenas 3 noticias, telemadrid, tele 5, tele cinco, canal plus, canal +, cable, plataformas digitales, via.tv, via digital, quiero, noticias tv, radio y tv, rtve

¡Recomienda esta página a tus amigos!
cortesia de miarroba.com

En Puntos de vista |José del Saz-Orozco hoy 

redacción
webmaster

 

José del Saz-Orozco

 

 

 JAVIER ORTIZ, SORPRENDIDO, NOS MIRA DESDE OTRO SITIO
(IN MEMORIAM)

Bajas
Hay bajas entre los nuestros
El destino ha matado a Javier Ortiz

Soldado
Rindo armas ante ti
Y a tus pies
lloro en mejillas secas

Seca el alma se me queda
-Perdón Javier-
Si tú faltas

 

 

 

 

 

 

SONETOS AL BIÉS


1. Todos los días nace un muerto
y en todo huerto habita un manco
y en todo banco duerme un tuerto.

En todo puerto hay un estanco
Y en todo embuste hay algo cierto
Y en todo negro hay mucho blanco.

Eso decía el rey Arturo
Dándoles de comer a sus prebostes
Pasta de alpiste del mejor que había.

Y les decía que fumarse un puro
Después de ese comer equivaldría
A un alza innecesaria de los costes.



2. Todos los días muere un poco
el fontanero de la esquina.
Todos los días sale un loco
De algún rincón de la cocina.

Esta es la realidad que toco
Cuando trabajo en la oficina
Viendo en la acera al que camina
Sacándose y comiendo un moco.

Y es el misterio que yo invoco
Que nadie ve ni lo adivina
Ni lo resuelvo yo tampoco.
¡Así es la gente de cretina!



                                                                      Gabino-Alejandro Carriedo

 

MONOLITOS

Es fácil perder el norte
Entontecer de por vida
Olvidar menudamente a donde vamos

Cuando planté mi dolor
En el campo de la paciencia
Dio fruto la felicidad

Mi cabeza
Plena de suturas
Informó a mi corazón
Que es perjudicial a la salud
Entregar todo a una mujer

Nada me importa el eco
Ni el ámbar
Ni el jardín
Carajo que miedo se pasa
Mirando al infinito
Más allá de la tierra y el geranio

Como un idiota
Voy por la sombra
Porque llueve menos

Un hombre viaja por el campo
Y en su mano
Una línea recta observa
Un hombre recuerda su pasado
Mientras un progresista lanza un dardo

Un hombre asediado por ideas
Un hombre preso

Y mientras él se rasca las axilas
Un viejo le prepara
Un pijama de madera

En el día de ayer
Tras un gol de Carriedo
El equipo de Jefes de Estado
Fue sodomizado por las turbas

                                                                                                (Madrid, 1.988)

 

 

Adoro el resplandor
de los ojos

De los ojos de los gorilas
siempre tan buenos y pacíficos






Prefiero pensativo pasear
por el pasillo
como un gato

Romper la realidad
de la que tanto me aparto






Conozco el aire puro
de los bosques
el destino cruel
de los hombres

La vida pasa
sin remedio

¿Cuántos volaron lo que tú
pájaro
dulce
tormenta del pasado?

¿Cuántos por vez última
cerraron la ventana?

¿Cuántos la dejaron atrás?






A María




Para ti
tambores de oro
entre tus sienes
busco la piel de la noche

Y hacia dentro
la sonrisa

Desnúdame el alma
mi cuerpo es tuyo

Bajo tus versos
está la dulzura



Ámame
avístame
soy tu barco
y me estremezco

Bajo la piel
espero siempre tu llegada
nunca la luz ardió
como yo ardo

¿Acaso no escuchas
el murmullo
el suspiro leve
de mi cuerpo
que te bebe?

¿Duermes acaso?

 

 

Ser

 

Ser sereno y feliz como un lama es lo que deseo
Ser rama y admirar al pájaro que vuela
Prendido del hilo del tiempo
Insomne
A la espera de que el dulce pájaro de la muerte
Se pose sobre mí


 

 

Señores


Señores
hoy en día
un hombre es nadie
si no tiene papeles

Si no tiene papeles
un hombre
puede ser muerto
incluso de hambre
señores

¿Señores
quién pide a un pájaro
la foto de piloto?



Señores
¿no saben
que tienen hambre
y descalzos andan?

Señores
de la izquierda
busquen
que todos coman

Que coman
todos los hombres del mundo
todos los días


Señores
vayan a fabricar pan
los hambrientos del mundo
hacen fila


 

 

Vivir


Vivir
se ha hecho incómodo:
el niño que muere
el hambre que llega
el golpe ignominioso
la agresión permanente

La muerte

La muerte en nuestras conciencias
en televisores y periódicos
en las barras de los bares
donde hombres y mujeres
beben
pensativos
en pasos de cebra
que la autoridad permite



Pensativos
por el desastre
por la torpe materia
y el espíritu

Y mientras se alejan
y en silencio
saborean sus vidas
urden la revolución
a la sombra de las dulces acacias

Cayó Alejandro
y caeréis vosotros
cabrones


 

Escribo este poema

 

Escribo este poema
para poetas
para toda persona
y personaje

Más allá de la rima y los libros
poetas de salón
y amores sombríos

Poetas
personas y personajes
para amar a espuertas

Para corazones sombríos
para ríos muertos



Versos para temblar
y nada saber

Para seres cálidos
bajo su viejo abrigo

Para vivir al día
mientras aguante el sol

Para el abanico y su aire

Poetas
personas
personajes:
somos peces
del mar de la ignorancia

 

 

 

A Amador Palacios



Mientras alza el notario la pluma
Quizás por crédito alguno
O protesto de letra
Yo
Espero

Sentado en Murcia
En la estación
La vida disfruto y desgrano
Grano a grano
Cual perdiz
Sin protesto ni crédito alguno

De la catenaria
El canto espero: El pájaro
Pájaro-ficción
Eléctrico voltaje
Concreción solar
Energía
Sombría luz del pájaro
Y su sombra



¿Vuela el pájaro?
¿Vuela el alma?
¿La sombra vuela?

Y así cantando
Al ferrocarril espero
¡Canta catenaria-pájaro
Canta
Canta conmigo
CANTA Y NO LLORES!

 

 

A Jesús Maroto, poesía en vena

Ahora
que salgo a las calles
sumergido ya en los cincuenta
es fácil pasar inadvertido

La primavera no es para calvos

Mientras corre raudo el cincuentón
al cómodo portal
con su diario
pasan jovencitas encantadas
con sus minis
con sus pelos
con sus “chiris”
con sus labios

Buscando un bar
con marchita guapa



Invisible
en calles de pájaro atestadas
en mañana pienso
y mañana es hoy
y el vértigo es mayor
y el tiempo invertebrado


Qué torpeza quizá
será pensar que nada hay
sólo silencio

Qué torpeza
dormir para siempre

Qué torpeza mis torvos pensamientos
mientras mi vista escapa entre sus piernas

Y sigue lloviendo
pero amanece

 

 

A Julia,
veinticinco de Enero


Baila hoy tu corazón
entre vinos
entre versos
entre rosas
risas frescas

Pues eres hoy

cenicienta
pájaro
alba
sorbo de luz
que sólo de amor
se alimenta

Décadas pasaron
cual pájaros que pasan
cual vientos que pasaron

Pasaron
las tormentas
¡...qué tormento para ti
para mi
tener mas de cuarenta!


Dame
tu fórmula
Julia
bruja-brújula
del puerto
de la emoción

Dime
¿cómo vivir un sueño?
¿cómo subir a una nube
si los sueños
sueños son?

¡Larga vida
larga cuerda
a tu amarre!

¡Y que tengas siempre
feliz fuego
que te guarde ¡
 

 

 

 

El poema transcrito en este relato breve es original de D. Marcelino Menéndez Pelayo, y fue escrito con 22 años, recién ganada la Cátedra de Literatura Española, en al Universidad Central. Existen de él, dos versiones. La inocencia de la imaginación del autor ofrece al lector el escenario que pudo hacer posible la transformación de "Belisa", símbolo del amor oculto, en  "mi amada".

 

Belisa 

Cuando D. Marcelino, aquel 29 de Diciembre de 1878, alcanzó apresuradamente  la calle, apretó contra su pecho el poema que cuidadosamente había guardado en el bolsillo, situado sobre su corazón, y recordó a Jorge Manrique.  Se sentía enamorado. Entre dientes musitó para sí el poema, escrito esa misma noche pensando en ella. Durante la madrugada  no pudo concentrarse en otra cosa que no fuera el recuerdo de las facciones de Belisa, la elegancia de su porte, el timbre de su voz, la dulce comisura de sus labios sobre los dientes blanquísimos, su personal encanto. Su corazón ardía. Ya en la calle, le animó un golpe de aire fresco. Pensaba en Belisa, cómo debía  acercarse a ella, cuales  serían sus primeras palabras.

Estaba, tras las frases de cortesía, firmemente decidido a iniciar la conversación directamente con los versos, que  nuevamente recitó, de memoria, para sus adentros:

Soñé, Belisa, en la ideal belleza,/ fuente de toda luz y toda vida,/que de Dios en la mente concebida,/ es modelo de inmortal grandeza./ Y yo la contemplo en su pureza,/ de veste candidísima ceñida,/ en la tierra su planta sostenida,/ oculta entre las nubes su cabeza./ Espíritu celeste, alma del mundo,/ que presta al orbe su fecundo aliento,/ soplo que anima la materia impura./ Y al despertar de sueño tan profundo,/vi encarnarse y tomar forma y acento,/ la belleza ideal en tu hermosura./

Por un momento dudó si debía escribir "Belisa", como hiciera Lope de Vega con los versos dedicados a su esposa, Isabel de Urbina, o escribir, sin rubor alguno, el nombre de pila de su  amada. Decir Belisa, pensó, no tendría ya sentido cuando ella conociera, de sus labios, en verso emocionado, el amor que le torturaba. ¿A qué venía ya decir Belisa?.  Su amor no sería ya un  amor  oculto. Debía, ahora le pareció indudable, llamarla por su nombre, como la llamaría toda la vida.

D. Marcelino deseó fervientemente pasar, cuanto antes, aquel mal trago. Rogó al cielo que ella le facilitara las cosas. Ninguna de sus comparecencias públicas, ni sumadas todas, pensó, le habían inquietado tanto como el paso que iba a dar.

El acto al que estaban convocados se iniciaba a las nueve, pero D. Marcelino quiso estar en el lugar del evento algunos minutos antes. Pensó que se sentiría así  mas seguro, y podría ayudarse, por una sola vez, con la ingestión de una copita de anís y un vaso de agua fresca.

D. Marcelino sintió como le temblaron las piernas cuando creyó distinguir, entre los asistentes, a Belisa, vestida de verde esmeralda, impecable, luciendo sus ojos bellísimos, sonriente.

A D. Marcelino  le pareció que Belisa venía  directamente hacia él. Sin duda,  le estaba mirando. Aquello, pensó mientras nuevamente se le aflojaron las piernas, era casi  un milagro, sus oraciones habían sido escuchadas. Miró al techo buscando las alturas, cerró por un instante los ojos, y creyó más firmemente en Dios y en su Iglesia, Católica, Apostólica y Romana. Prometió comulgar al día siguiente.

En unos instantes D. Marcelino y Belisa  se situaron, de pié y algo apartados, frente a frente.

--D. Marcelino, quisiera hablar un momento con Vd.

Siente entonces  él  su corazón,  latiendo como un tambor.

-- Cómo no. Estaré encantado. Yo también quisiera decirla algunas cosas.

Y Belisa se acerca al oído de D. Marcelino, que se embriaga con  el olor del perfume y de los polvos de arroz, con  la emoción de casi rozar su cuello. D. Marcelino comprende que ha  llegado el  momento más intenso de su vida, se siente más y más emocionado al verla tan cerca. Al adivinar que será suya para siempre, rompe a sudar y seca su frente con pañuelo de seda.

--D. Marcelino, ya le habrán contado, el Cónsul viene a pedir mi mano. La fiesta, por todo lo alto, será en breve. Desde luego, está Vd. invitado. Mis padres están encantados, y yo también. Quería decírselo yo misma, Vd. siempre nos ayudó mucho y fue conmigo muy considerado.

Y continuó:

--Será difícil ya que nos veamos, pondremos casa en Lisboa, quien sabe si marcharemos más tarde a Brasil.

A D. Marcelino, por un momento, se le nublaron la vista y las ideas, y con un rictus  de dolor disimulado, excusándose, se apartó de su presencia.

Ya de vuelta, en su despacho, con un sudor frío recorriendo aún su espalda, extrajo del bolsillo  su poema y tachando el nombre de Belisa, reescribió: "Soñé, mi amada, en la ideal belleza". Pensó entonces en nunca volver a verla, en no haberla conocido.

D. Marcelino no vertió ni una sola lágrima, ni aquél día, ni los que le siguieron. Resignado, rasgando los versos que conocía de memoria,  apretó los puños hasta hacerse daño y prometió   no pronunciar su nombre. 

Años más tarde, a la hora de su publicación, D. Marcelino dedicó el poema a Epicaris, liberta romana, que murió salvajemente torturada.  Belisa, definitivamente, había desaparecido de su memoria.

 

 

TRÍPTICO CONTRA EL HAMBRE
Y
POETAS QUE SE MIRAN EL OMBLIGO




I


Señores
hoy en día
un hombre es nadie
si no tiene papeles

Si no tiene papeles
un hombre
puede ser muerto
incluso de hambre
señores

¿Señores
quién pide a un pájaro
la foto de piloto?

Señores
¿no saben
que tienen hambre
y descalzos andan?

Señores
de la izquierda
busquen
que todos coman

Que coman
todos los hombres del mundo
todos los días


Señores
vayan a fabricar pan
los hambrientos del mundo
hacen fila





II


CHE
Pequeña obra de teatro



-Che

¿Viniste a cenar?

-¿Che?

-Che Guevara

Tenedor
Cuchillo
Cuchara


¡Que viva el Che Guevara!




III
 


Estos gobernantes
Todos tan listos
Y refinados

Estos mandarifes
Hienas ansiosas de poder
Ególatras engreídos
Idólatras de la dominación
Necios torpes
Que al pueblo utilizan
Y desprecian

No merecen nuestro respeto
Nada merecen

Merecen ir a la guerra
Ellos
Y sus mujeres
Siempre tan ejemplares

Asesinos:
Todos los hijos del mundo son míos

Asesinos:
Vais a matar a mis hijos
Y a sus madres también

Por unas monedas

Vosotros
Cerdos originales
Estáis marcados

Vosotros
Cómplices de Satán
Estáis condenados a la nada

A ser esputo de la historia

 

 

 

El balcón de López

 

Para un pobre urbanita, como yo, que consumo la mecha del tiempo entre asfalto, asomarme al balcón  y ver una fronda verde, árboles y céspedes, me alegra el alma.

Desde mi casa, “El Balcón de López”, por cierto, de Hoyos, -preceptor de Cervantes-, me asomo para mirar, para divisar lunas  y buscar sombras, para pensar un rato en mi tierra imaginaria.

Sin cruzar el dintel de la puerta se conoce el mundo, reza Lao-Tse; y es verdad: Puedo llegar,  desde Toledo, a cualquier sitio, vía internet. Me siento libre.

Distingo entre poeta y escribidor de versos; entre poema y ejercicio de versificación. Creo que hay hombres demoníacos y sanfranciscos. Creo que, aún todos iguales, todos somos distintos: La vida es un viaje de humanos solos, con sus circunstancias.

Me preocupa este mundo recalentado, sin posible enfriamiento, cruel y violento, cínico y perverso, donde se traiciona a la razón, tergiversando la palabra, sometido al dinero, a la codicia y a la acumulación de riquezas que no caben en los féretros.

Y el hambre, y los cada día más muertos de hambre. Y   el desprecio a la vida del tercero, que está tan lejos, que está tan cerca para ir de vacaciones. El desastre del tercer mundo, donde la esperanza de vida  decrece, mientras sonreímos de una forma sostenible.

Creo, con Celaya, que la poesía es un arma cargada de futuro. Escribo para los demás, por necesidad,   para mover el mundo.

 

 

      La dama negra

 

         La dama negra

         recorre el tablero

a todos lugares alcanza

 

Dama negra

dama negra del altar del hambre

dama de las moscas muertas

muere tú misma

rompe el tiempo

la eternidad

¡revélate!

 

Dame la clave

 

Entre gasas negras

anegadas de sangre

veo hombres crueles y ambiciosos

cínicos

posesos de ira

enfrentando dioses

 

Estoy avergonzado

 

Sólo el amor de los míos me mantiene

 

El mundo es un desastre sin remedio

 

                                                                                 Julio, 2006