¡Recomienda esta página a tus amigos!
cortesia de miarroba.com

En Puntos de vista | Juan Ignacio de Mesa Ruiz  hoy 

redacción
webmaster
 

BARRIO DE SANTO TOMÉ

Juan Ignacio DE MESA RUIZ



MAS CON MENOS
 

Aterrizas a la vuelta de vacaciones y no paras de recibir malas noticias. Menos mal que vuelves en coche y no en alguno de los aviones de Ryanair, lo que te evita el susto de los aterrizajes de emergencia a los que se van a tener que habituar los pasajeros de dicha línea en aras del ahorro permanente de costes. ¡Vaya desvergüenza la de la compañía irlandesa¡ están a la altura de los mejores ejemplares de la fauna ibérica. Pero he vuelto dispuesto a intentar ver el lado positivo de las cosas. Como ya tenemos asumido que por la manera en que se ha gestionado la cosa pública en los últimos años, el nivel de vida del españolito medio va a retroceder como mínimo una década, y las esperanzas de encontrar trabajo para millones de ciudadanos van a ser nulas, voy a procurar hablar de actuaciones que pongan de manifiesto que hay gente que sabe como gestionar bien.

A esta misión me dedico durante la tarde del sábado 25. No encuentro tema alguno que me permita cumplir con lo propuesto, pero no pierdo las esperanzas. Por la noche vamos un grupo a la Sinagoga del Tránsito, hay una jornada de puertas abiertas en las que en horario de 21 a 24 horas, se explica por un grupo de voluntarios la sala de oración de la Sinagoga mientras en sus paredes se proyectan fotografías. Llegamos hacía las 23,30. Los voluntarios atienden a los asistentes en pequeños grupos. La información es correcta. La atención total. En la pared se pasan fotografías de principios del siglo XX que provienen de los “Archivos del Planeta” del filántropo judío Albert Kahn. Vemos personajes y paisajes de todo el mundo. Todo está enmarcado en las actividades del Museo dentro del Observatorio por la Paz y la Tolerancia “Gregorio Marañón”. A las doce se nos informa que ya ha llegado la hora de cerrar. Todos salimos con un buen ánimo. Ignoro a cuanto habrá ascendido el gasto incurrido por llevar a cabo esta actividad.

 El pago de horas extras al personal de taquilla, los gastos de alumbrado y poco más. Pero pienso que si todos los museos y monumentos visitables de Toledo, llevaran a cabo actividades similares a lo largo del año, se crearía a medio plazo una oferta que permitiría incrementar el número de pernoctaciones en la ciudad o al menos aumentaría el número de visitantes, o su tiempo de estancia entre nosotros. Enhorabuena al Museo Sefardí por esta iniciativa y ojalá otros se animen a llevar a cabo actividades similares y que estas se puedan presentar a través de Internet y en las oficinas de Turismo de Toledo que, por mucho que me lo expliquen, no puedo entender que estén cerradas. Pero de esto no hablo que ya he dicho que solo quiero ver el lado positivo de las cosas.

 

VACACIONES

 

Estar de vacaciones en estos momentos es casi un lujo cuando tanta gente hay que, por estar desempleada, no se puede permitir el lujo de hacerlo y otros muchos más ni se lo plantean por no tener posibilidades para ello. No obstante, bienvenidas sean las vacaciones para romper la rutina del día a día y hacer aquellas cosas para las que no has tenido tiempo durante el año, encontrarte con amigos y disfrutar de una agenda en la que lo que menos tienes son obligaciones. Si ademas gozas de un buen clima, entorno agradable y gente simpática que te hace la vida más cómoda de lo habitual, se puede decir que solo cabe disfrutar de la suerte que tienes. Encima se deja claro en algunas reuniones que está prohibido hablar de "la cosa", cualquier augurio, por bueno que sea, ha de dejarse fuera del ámbito de las conversaciones.

Bienvenido el hablar de cine, del tiempo, del ultimo libro que hayas leído y ya como excepción plantear alguna solución para algún problema que alguno de los con tertulias tenga. En fin, que las vacaciones han supuesto una cura del mal fario que nos ha rodeado (y que nos rodea) en todos estos años. El no poder hablar de "la cosa" no ha implicado estar ciegos ante una realidad que se ha mantenido imperturbable durante este agosto. Nadie ha podido, ni ha querido, quedarse al margen de la situación, pero se han potenciado los mensajes positivos. No saldremos de esta situación a corto plazo, pero terminaremos saliendo. Queríamos ver el lado positivo de las cosas, donde podían encontrarse soluciones a los problemas, no seguir manteniendo el debate en lo mal que lo hacen todos, si no en que podemos hacer cada uno de nosotros para mejorar la situación. Y, sorprendanse, hubo algunas soluciones, hubo ideas y, sobre todo, se puso de manifiesto que se puede trabajar en aportar soluciones a los problemas con los que nos tenemos que enfrentar día a día.
!benditas vacaciones¡ Lo malo es que estas terminarán, nos volveremos a encontrar con la jornada laboral que nos impondrá las obligaciones de agenda, ya no tendremos horas libres para pensar en lo importante si no que nos tendremos que enfrentar a lo urgente de cada día. Y veremos como las soluciones no se aplican, los problemas quedan sin resolverse y volveremos a estar deseando que lleguen las vacaciones del próximo año para poder debatir sobre los temas que nos preocupan en el año, surgirán ideas, se propondrán soluciones y confiaremos en que algunas se puedan llevar a cabo.

 

ESPERANZA

 

Escuchar las noticias o leer cualquier medio escrito en donde se haga referencia a la situación económica de Europa en general y de España en particular, te deja tan mal cuerpo que casi prefieres tomarte unas vacaciones dejando de estar al día de lo que pasa a tu alrededor. Es difícil encontrar una sola buena noticia. Hasta las expectativas creadas con la intervención de Mario Draghi se vinieron abajo cuando no confirmó que el Banco Central Europeo compraría deuda publica de Italia y España. Ya solo cabía esperar la debacle de los mercados y que la prima de riesgo se disparara una vez mas. Así pasó al día siguiente, pero transcurridas poco más de 48 horas, la situación se invirtió. Bajada de la prima de riesgo, subida de la Bolsa española. Una vez más se pone de manifiesto que la respuesta de los mercados no es unidireccional, que existen muchas variables no controladas que inciden en la toma de decisiones y que no existe una sola "mano negra" que todo lo decide.

Cabe pues esperar que haya algo de esperanza en que la tendencia general a peor no sea la única línea que marque el futuro de la economía española, puede que hasta sea verdad que podamos ver una estabilización de los parámetros más importantes de nuestra economía. Habrá que creer en que todo es posible en este mundo en el que poco o nada se puede dar por seguro. Pero, mientras tanto, bueno será seguir incidiendo en que hay que exigir a los grupos sociales, partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, etc. que se hace cada vez más necesario dar una sensación de unidad ante la adversidad. No cabe permitir la existencia de versos sueltos con una marcada tendencia a la deslealtad institucional. Me gustó la frase de la Vicepresidente ( yo soy de los que insisto en decir "la Vicepresidente" en lugar de "Vicepresidenta" igual que tampoco digo "Vicepresidento" en lugar de "Vicepresidente") al anunciar que "todos debemos estar en el mismo barco, ya que si alguno decide bajarse, puede que se ahogue".
Ha llegado el momento de ver si hay altura de miras en todos los gobernantes para alcanzar acuerdos. Nos hace más daño ante Europa demostrar la falta de unidad en la definición de una política de mínimos, que el equivocarnos en las políticas a adoptar. La crisis está arrastrando a la miseria a muchas familias, la pérdida de valor de muchos activos, el cierre de miles de empresas, está generando un daño irreparable a la economía española. Aun así, puede que de esta pérdida económica nos podamos recuperar algún día, pero del deterioro político lo tendremos mucho más difícil. Sigue siendo imprescindible el seguir exigiendo un pacto de Estado y si no se alcanza deberán asumir su responsabilidad por ello los líderes políticos actuales.

 

Vitoria

 

Compartir unos días con unos amigos de Vitoria que conocen bien Toledo, mientras disfrutamos del maravilloso festival de Jazz que se organiza en la capital del Pais Vasco, tiene sus alegrías y sus momentos de reflexión. Para aquellos que no hayan pasado por Vitoria en los últimos años, merece la pena que se den una vuelta por allí. Se convencerán de que su posición entre las tres ciudades más cómodas para vivir en España es una realidad. Por tamaño, por su urbanismo y servicios, por su oferta cultural y su entorno, hay que reconocer que es una ciudad deliciosa. Disfrutábamos, después de un maravilloso concierto de Esperanza Spalding y Gilberto Gil, recordando nuestros paseos en la década de los ochenta, tanto por Toledo como por Vitoria. Al igual que hay que poner testigos en los edificios para ver si estos sufren de algún desplazamiento, no hay nada mas eficaz para comparar ciudades que recordar los hitos que sirvieron de referencia hace años. Toledo y Vitoria tienen cascos medievales, tanto mayor y mejor el nuestro que el suyo así como con más vitalidad en aquellos años. Hoy en día, nos gana Vitoria en cualquier parámetro que queramos establecer.

 La capitalidad regional ha sido mucho mejor aprovechada por ellos que por nosotros, su modelo de ciudad ha funcionado yendo a mejor, mientras se pone de manifiesto en Toledo la carencia de un proyecto similar. Vitoria tiene un comercio vivo en el que se nota la coordinación entre Ayuntamiento y empresarios, un centro habitado y habitable con una calidad residencial que ya quisiéramos tener nosotros. Recordábamos como era Zocodover y la calle del Comercio hace treinta años, comparando con el abandono actual, así como la falta de criterio a la hora de mantener un equipamiento urbano que no haga sonrojarse a los toledanos a la hora de enseñar la ciudad. Mientras tanto Vitoria puede lucir diseño, calidad y cariño de un pequeño comercio que todavía sobrevive a pesar de la crisis, para gozo de sus vecinos que pueden hacer las compras paseando por sus calles. Toledo ha avanzado mucho en estos treinta años, pero ha perdido muchas oportunidades para alcanzar objetivos que estaban a nuestro alcance si hubiéramos sabido definir proyectos y coordinar esfuerzos para llevarlos a cabo. Y ahora por desgracia ya es tarde para ello.

La falta de recursos asfixiará muchas iniciativas y, encima, el enfrentamiento partidista entre Ayuntamiento y Junta de Comunidades lo terminaremos pagando los vecinos de esta ciudad que ya sufrimos en su momento el celebre "a Toledo ni agua". ¿Para cuando será posible que exista un modelo de ciudad que esté por encima de los intereses corto placistas de los partidos políticos? Los vascos, con todos sus problemas, han demostrado en Vitoria que esto es posible.

 

RECORTES Y REFORMAS

 

Es que no vivimos para sustos. Cada semana avanzamos en una senda que conduce a más españoles hacia la desesperación. No me quiero poner en la situación de los funcionarios que saben que se quedan sin paga de Navidad, ni en la de los empresarios que ven que en antes del 1 de septiembre tienen que decidir entre “comerse” la subida del IVA reduciendo sus márgenes, lo que muchos no podrán soportar, o repercutir la subida del IVA, con lo que los consumidores finales se verán perjudicados y se reducirá el consumo, con lo que se alejará aun más la ansiada recuperación que nos saque de la crisis. Mientras tanto los bancos van a recibir la primera oleada de miles de millones que les salvará de la bancarrota, pero que no abrirá el grifo de los créditos tan esperados por las empresas que no tienen ni un euro de tesorería.

En fin, que como si estuviéramos en un Hallowen permanente, cada semana elegimos entre “susto” o “muerte”. Y la cuestión es que estas medidas, con los matices que cada sector de la economía o de la política quiera hacer, son necesarias. Así que vayan asumiendo que seguiremos con los recortes y los “sustos” para evitar llegar a la “muerte”. Tema aparte es que mucho de lo que ahora se hace se debería haber llevado a cabo hace meses, por no decir años, y que la pregunta del millón siga pendiente ¿para cuando se adoptarán las reformas de calado que se ven imprescindibles?. Por ejemplo, ¿no seria más interesante que en lugar de reducir proporcionalmente a todos los funcionarios su retribución, se prescindiera de todos los que cobrando del erario no son necesarios? Si de lo que se trata es reducir el gasto público ¿no seria conveniente eliminar de una vez por todas los organismos que no aportan nada o que duplican, cuando no perjudican, el servicio a los ciudadanos? Estupendo que se reduzca en un 30% el número de concejales y se regule de una vez por todas el salario de los Alcaldes y liberados, pero ¿para cuando limitar, si no prohibir, los nombramientos de libre designación de personal ajeno a la administración en todos sus niveles? Seguro que analizando en profundidad los elementos prescindibles, se podrían lograr de forma inmediata dos cosas, la primera reducir el gasto, la segunda, dar ejemplo para evitar que todos piensen la que ya es una evidencia, que la clase política es renuente a limitar su estatus.

Un ejemplo peligroso de cara a la imagen exterior de España lo hemos tenido esta misma semana en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, se ha puesto de manifiesto que algunas de las CC.AA. no van a llevar a cabo las medidas aprobadas para encauzar su déficit, basándose legalmente en su desarrollo competencial. En Bruselas deben flipar, como lo hacemos la mayoría de los ciudadanos de a pié. Somos demócratas para pedir (ya verán como todas las CC.AA. que lo necesiten se apuntan a los hispabonos), pero cuando no estamos de acuerdo ponemos por delante que se invaden nuestras competencias. ¿No seria conveniente que esto también se corrigiera?

 

BORRACHERAS

 

En esta semana he recibido tres mensajes que tienen que ver con el grado de alcoholismo de los adolescentes. El primero fue presenciar un reportaje de fotografías sobre lo que sucedió en algunas de las calles próximas a la Plaza del Ayuntamiento en la fiesta que se organizó la víspera del Corpus, vómitos, micciones, y todo tipo de escenas aún más escatológicas de unos jóvenes que se habían pasado de ingesta de alcohol, es decir, estaban totalmente borrachos. El segundo mensaje me llega a través de los medios de comunicación, más del 50% de los adolescentes de 13 años, si han leído bien trece años, se han emborrachado al menos una vez en los últimos treinta días. El tercer mensaje es el que me hace llegar un defensor (con responsabilidades políticas en nuestro Ayuntamiento) de mantener zonas de botellón en la capital, “por que este tipo de reuniones socializa a la juventud y mejora su comunicación”.

Este señor no ha visto las fotos. Hasta ahora se podría plantear que eran minoría los que se emborrachaban y que tenia más ventajas que inconvenientes esta masificación o aborregamiento en la bebida. Pero los datos son esclarecedores, la ingesta de alcohol va in crescendo. Ya hasta existe una denominación en inglés de este fenómeno, es el “Binge Drinking” beber mucho en un corto espacio de tiempo. Se ha logrado la modernidad total. Decir que el alcohol en exceso y en edades en las que, todavía, no se ha alcanzado el desarrollo neuronal completo, es algo malo, parece como si fuera un mensaje cavernícola.

Pero la evidencia existe, lo que en su día era excepcional se ha convertido en lo normal, ya son mayoría los que se emborrachan. Y la información publicada se queda a los 13 años, supongo que en poco tiempo la edad se reducirá y podremos conocer datos aun mas preocupantes. El fallo es total. De los padres que ceden en la hora de salida y que no controlan las condiciones de vuelta a casa de sus hijos, de la permisividad de muchos alcaldes y concejales que no quieren lidiar este toro, de Asociaciones y Partidos políticos que no quieren limitar la libertad de unos jóvenes que no han sido formados para ejercer esa libertad con responsabilidad, del ejemplo que a través de los medios les llegan a esos potenciales borrachos. La cadena de responsables es compleja y amplia, lo que también permite echar la culpa a los “demás”. No asumimos nuestra parte de culpabilidad en este sistema de permisividad que hace del botellón (llámenlo Ustedes Binge Drinking si quieren ser más “modernos”) una verdadera fábrica de alcohólicos. Si pensamos, además, que beber alcohol en demasía perjudica seriamente las neuronas de los adolescentes, esto debería hacer pensar a muchos padres que su permisividad está facilitando que sus hijos sean más tontos de lo que ya ellos, con su actitud, están permitiendo que lo sean.



TRANSPARENCIA
 

Mucho se ha escrito sobre los viajes del ya ex presidente del Consejo general del Poder Judicial. Pero de todo lo que he leído, poco he encontrado que hiciera referencia a lo que, desde mi punto de vista es lo más escandaloso de este caso. ¿Cómo es posible que un organismo del estado permita a sus componentes que puedan utilizar dinero público dando su palabra como única justificación del gasto? Asombra pensar que el uso del presupuesto de viajes estuviera discrecionalmente puesto a disposición de los componentes del Consejo sin que estos debieran justificar la necesidad del viaje, ni que tuvieran límites en la cuantía del gasto. Dado que existen unas cuantías determinadas, como gasto justificado a efectos fiscales, por manutención fuera del domicilio habitual, he de pensar que los servicios del Consejo emitirían los correspondientes certificados a los efectos de que cada uno pagara lo que le correspondiera en su IRPF cuando el importe percibido excediera del citado límite.

Ahora que el escándalo es manifiesto, la portavoz del Consejo aclara que se adoptado la decisión de que los viajes se harán en clase turista (lo que presupone que antes todos iban en primera) y que limitarán el gasto en Hoteles a una determinada cantidad por habitación y noche (lo que presupone que antes no había límites a dicho gasto) no he oído que se haya establecido alguna condición en cuanto al gasto en alimentación por lo que no se si con dinero público se estarán pagando menús de precio considerable o si la botella de vino a consumir con un miembro del Consejo, será de las de importe discreto o nos podremos permitir consumir un Pingus (por ejemplo). De todo esto, lo tremendo es darnos cuenta como es posible que exista el convencimiento en algunas instituciones públicas que el concepto de restricción y control del gasto no va con ellos. Se habla de aumentar la transparencia en el funcionamiento de las Instituciones, ya hay algo que debe mejorar sustancialmente, ¿para cuando hacer una revisión completa de estos Organismos que se permiten el lujo de disponer de su presupuesto como si no tuvieran que rendir cuentas a nadie?.

Escandaloso es el coste de viajes, pero más escandaloso es que aquellos de los que depende el buen funcionamiento de la Justicia en este país se consideren fuera del control de sus actos y de sus gastos. Hace días compartí mesa y mantel con alguien vinculado al Consejo, su explicación del por qué se habían denunciado los gastos del ex presidente del Consejo fue simple “es que si al menos hubiera trabajado más”. Me quedé de piedra, me cuesta entender el mensaje ¿es que encima no trabajaba? ¿O es que en el supuesto de haber trabajado lo suficiente a los ojos de alguno de sus compañeros el gasto hubiera estado justificado? ¡que paisanaje¡

 

CON LA QUE ESTÁ CAYENDO

 

Otra noticia desagradable que vamos a leer en el BOE, el Consejo de Ministros del viernes ha aprobado unas modificaciones legales que impedirán el aplazamiento del pago de impuestos de compañías inmersas en concurso de acreedores y desarrolla la posibilidad de aplicar "embargos preventivos" por parte de la administración. Si la Ley Concursal buscaba, o al menos así debía ser, la protección de la masa empresarial para poder dar continuidad a la empresa, con este tipo de decisiones, menos van a poder sobrevivir.

Pero ya se sabe, quién tiene el BOE manda y a veces en interés de la Hacienda Pública se cobra hoy lo que impedirá que mañana pueda seguir existiendo una empresa que genere actividad, empleo y, por lo tanto, más ingresos para el erario público. Pues bien en medio de esta tormenta en la que estamos y en la que no sabemos por donde nos puede caer el próximo rayo, bueno es que de vez en cuando haya algún loco que nos de motivos para recuperar un poco la esperanza. El loco se llama Aurelio Vázquez, es empresario. Con la crisis se volcó en los sectores menos afectados y aunque también trabajaba en el sector de la construcción (y encima en residencial) se planteo esperar a ver como iba la situación para tomar decisiones. Pero la situación no solo no iba, si no que era impredecible. Todo lo mal que pudiera ir iba a peor, así que mientras la mayoría, totalmente desorientada, esperaba a que escampara, en estas llega Aurelio y pone en marcha una empresa, en el sector de la construcción y para hacer viviendas, ¡toma del frasco! El diagnóstico ya se lo he dado yo nada más empezar, estás loco, pero bendito loco que demuestra lo que hace falta en este momento, emprendedores que asuman el riesgo de una aventura que puede fracasar, pero que también puede sobrevivir e incluso triunfar. Muchas veces hace referencia Aurelio a una frase de Einstein adecuada a los tiempos que vivimos “Sólo los imbéciles esperan obtener resultados distintos haciendo las cosas de igual manera”. Así que agarra a un dueto de buenos arquitectos entre los que está mi amigo Manuel García Urtiaga, diseña un sistema de módulos que permite construir en plazos de seis meses una casa a precios razonables. Diseña hasta los interiores. Encima hace posible cambiar a medida elementos de la casa para personalizarla. Querido Aurelio, puede que te estrelles en este proyecto, pero el simple hecho de intentarlo ya tiene todo el mérito del mundo.

Esta es la diferencia entre los que se quedan esperando a ver que pasa y los que actúan para ver si pueden cambiar el entorno, muy hostil, que en estos momentos tenemos. Serán los emprendedores los que nos sacarán de este hoyo en el que estamos y todos debemos apoyar las ideas que hagan posible poner en marcha cualquier proyecto empresarial. Entren en la página http://avymom.com y lo comprobarán.

 

HISTORIA COMPARADA

Escribo esta columna sin saber los resultados de las elecciones griegas. Parece como si todo lo que Europa pueda ser a corto plazo depende de quién gane las mismas. Mucho me temo que no será así, que las elecciones no darán a un claro ganador y que la incertidumbre seguirá durante semanas. Así que preparémonos para estar con la angustia de lo que unos y otros digan respecto a si el euro se mantendrá, si Grecia volverá al dracma, si España tendrá un rescate ordenado, o si la situación económica de nuestro país derivará hacía una solución u otra en función de cómo soplen los vientos de esta crisis que nos asola.

Permítanme que mientras tanto haga un ejercicio sobre la Historia y, en concreto, sobre algunos acontecimientos vividos en alguno de los países de esta afligida Europa. Es Holanda uno de los países alineados con más rigor a la política marcada por Alemania en la actitud a adoptar en esta crisis. Propugnan disciplina fiscal, restricción del gasto y poca o nula política expansiva. Quizás todo sea debido a su cultura luterana de la aflicción y puede también a que, genéticamente, Holanda tiene dentro de su ADN los anticuerpos que generaron en su día los resultados de la primera gran burbuja económica de la Historia moderna europea. Hacía 1559 se introduce en Holanda el cultivo del tulipán que algunos mercaderes han traído desde las tierras del Imperio Otomano. Por distintas razones el tulipán holandés empieza a derivar de los monocolores frutos del primigenio tulipán turco a unos maravillosos y multicoloreados que despiertan la pasión de un pueblo que ve en el tulipán un producto de ensueño. Todos los holandeses compran tulipanes y la demanda se dispara de tal manera que el precio de un simple bulbo llega a alcanzar hasta seis veces el salario anual medio de un holandés. Las subastas de algunas especies marcan precios astronómicos y el margen de beneficio en algunas operaciones es de hasta 500 veces el coste original. Se llegan a inventar hasta el mercado de futuros, entrando en el mercado los bulbos de la próxima cosecha. La burbuja de precios del tulipán se rompió de la noche a la mañana cuando una subasta de bulbos hizo caer el precio de referencia a la centésima parte de lo esperado. Todo el mundo intentó vender y nadie compraba, se hundió el mercado y muchos holandeses se arruinaron. El paralelismo entre lo que pasó con los tulipanes, el incremento de los precios de cotización de la bolsa de Nueva York en la década del 20 del pasado siglo, o el de los precios del sector inmobiliario en España en la primera década de este siglo, nos permite ver hasta que extremo la ambición ciega el sentido cuando de ganancias rápidas se trata.

 Lo único que los holandeses ganaron de aquella experiencia fue el gran desarrollo agrícola que alcanzaron para poder producir todo lo que les demandaba el mercado y que hoy en día sigue mostrando la diferencia de Holanda respecto a otros países en el cultivo de flores. Holanda sigue respaldando esta política restrictiva que nos lleva a un circulo vicioso de menor actividad, menos ingresos tributarios y, por lo tanto más déficit. Hay que empezar a presionar para que haya algún tipo de política expansiva. Holanda tiene capacidad de producción para salir por sí sola. Supo aprender de crisis pasadas. Nosotros no estamos en la misma situación, necesitamos que nos ayuden.

 

CRISIS

Me encanta leer la columna de los sábados de mi compañero Katalino en estas mismas páginas. Aprendo de lo que en las mismas se dice, y además su sentido del humor hace que, con la que está cayendo, vea las cosas no con optimismo, ya que eso seria signo de irresponsabilidad, si no con una especie de “deja vu” que permite estar más relajado a la hora de enfrentarse con lo irremediable. Cuenta esta semana mi buen amigo que el origen de la procesión del Corpus de Toledo tiene mucho que ver con las crisis del siglo XV español a la que continuó la época de bonanza del XVI.

Cierto es que la economía marca de forma indeleble nuestras vidas y para ello basta con mirar a nuestro alrededor en estos momentos de penuria. Me van a permitir que establezca una comparación entre lo que fue el Corpus en sus orígenes y al que ahora nos enfrentamos, desde un punto de vista económico. La magnificencia de la festividad del Corpus, se hacía necesaria en un momento en que el catolicismo se enfrentaba con la negación luterana a la doctrina de la Transubstanciación. España, como líder del orbe católico en el siglo XVI, asume la defensa de la citada doctrina que, aunque de mayor antigüedad, había sido definida en un canon del Concilio de Trento. La defensa de la catolicidad y, no nos engañemos, de los intereses de los Austrias, hace que todo el dinero de la Corona de Castilla se emplee en guerras por Europa. La mayor parte de los ingresos ordinarios de la Corona procedían de un impuesto sobre las ventas conocido como “alcabala” (¿les suena el IVA?) estos ingresos sumados a los demás que obtenía la Corona, incluidos los procedentes de América, eran insuficientes para soportar las costosas campañas militares. Se comenzó por emitir los llamados “juros”, a modo de títulos que comprometían a la Corona a pagar el nominal de los mismos más una tasa de interés especificada en el momento de la venta (¿les suena la deuda publica y la llamada prima de riesgo?). como esto también era insuficiente hubo que recurrir a los banqueros internacionales del momento, los Fugger que, los que es casualidad, eran alemanes, a los que, en garantía del pago del endeudamiento alcanzado se les entregó, entre otras cosas, los derechos de explotación de las minas de Almadén (por eso les llamará la atención la estructura de la Plaza de Almagro construida por los citados banqueros a imagen y semejanza de algunas ciudades de Alemania).

 La mala gestión de los recursos y la política de gastos muy por encima de las posibilidades de la España de entonces, supuso que al acceder al trono Felipe II tuviera que presentar la bancarrota en 1557. Comparar a Zapatero con Carlos I y a Felipe II con Rajoy, es una perfecta tontería ya que ni los unos podrían llegar a menos ni los otros a más, pero que cada cual establezca las comparaciones que les parezca oportunas, y, sobre todo, que lean más Historia.

 

IBI

Por mucho que cambie la sociedad española hay algo que se mantiene en lo mas profundo de su ser. Seguimos siendo poco indiferentes con las cuestiones de la Iglesia. O estamos con ella o contra ella. Con cualquier excusa se monta el debate sobre que hace o debe hacer la Iglesia. Ahora que las finanzas municipales están con más problemas que un libro de álgebra, parece que algunos ya han encontrado la solución. Que la Iglesia pague el IBI correspondiente a los edificios de su propiedad. Si todo fuera así de fácil yo también apoyaría dicha medida. Pero vayamos por tiempos.

 Muchos Ayuntamientos se lo han montado a lo grande en la época del “ladrillo”. Magnas obras de infraestructura y falta de criterio a la hora de asumir gastos corrientes. Ahora no hay posibilidad de mantener la fiesta y en lugar de empezar por asumir que ya el sueño de riqueza ha pasado a mejor vida, se busca la formula de incrementar los ingresos. Nada más fácil que dirigir las medidas contra una institución, la Iglesia. Fíjense que no se dice que paguen IBI todos los lugares de culto y edificios que tengan destino similar, no, eso no se dice y eso no se hace para evitar entrar en una polémica diferente respecto al efecto que se busca. Los argumentos que he oído son del tipo, es que la Iglesia no solo no paga por los centros de culto, tampoco paga por los Conventos, ni por los colegios, ni por las casas parroquiales. Es más, tampoco paga por aquellos centros de culto por los que tiene ingresos. La cuestión es la Iglesia Católica, no las otras confesiones. No se cuanto podría suponer de ingresos a las arcas municipales el que la Iglesia pagara por todos sus inmuebles, tampoco se lo que supondría que pagaran los partidos políticos (que no pagan IBI por sus sedes) ni las centrales sindicales y patronales (que ídem de ídem) ni determinadas ONG (que tanto de lo mismo). La cuestión es de fondo. Llevamos 34 años desde que se aprobó la Constitución. Se sigue sin desarrollar adecuadamente la Ley de Financiación de las Corporaciones Locales. Póngase encima de la mesa este tema, discútase si debe de pagar el Impuesto de Actividades Económicas (el IAE) el bar de la esquina (que no paga, como el 95% de los establecimientos comerciales) si se debe regular el Presupuesto de gastos corrientes de los ayuntamientos para que aquel municipio que se pase de largo sea reconvenido. Contrólese, por los órganos externos que se decidan, el gasto y los ingresos municipales.

 En fin, hágase un debate serio. Si esto supone que se termina decidiendo que aquí ha de pagar todo el mundo, que se pague, modifíquense las Leyes que fijan determinadas exenciones no solo a la Iglesia Católica, si no a todas las entidades que disfrutan de las mismas. Y ya de paso, sobre las subvenciones que el Estado, en todos sus niveles conceden a todo tipo de organizaciones, que se ponga en limpio cuanto reciben. Seguro que todos nos alegraremos que haya transparencia en el uso del dinero público y podremos opinar sobre que prioridades se debe atender con nuestro dinero.

 

CAMBIOS

Eran los años inmediatos a la aprobación de la Constitución. Para el desarrollo del Título VIII que trataba de las Autonomías, se redactó en 1981 un informe por parte de un grupo de expertos. En el mismos se decía, entre otras cosas, “Por lo que respecta a la administración periférica de la comunidad autónoma, su creación misma no debe llegar a producirse en ningún caso…. Los anteriores criterios serian excepcionales si pudiera prescindirse de la provincia, pero en la España actual, sobre ser dicha institución indispensable por determinación expresa de la Constitución (art. 141,1), ha de ser una pieza básica de las comunidades autónomas pluriprovinciales que se constituyan, pues los sentimientos provincialistas están muy vivos en la mayor parte de la población.

 El desconocimiento de esta realidad podría hacer llegar a hacer inviable el propio intento autonómico”. Han transcurrido 30 años desde entonces y la lógica de aquel informe se ha ido al garete. Duplicación de estructuras administrativas, competencias transferidas a las CC.AA. que no han anulado la estructura del estado central. Las Diputaciones que no solo no coordinan, si no que en muchos casos están enfrentadas a las CC.AA. de las que forman parte, simplemente por el hecho de estar controladas por partidos políticos de distinto signo. En fin, que una herramienta de descentralización muy importante como es la Comunidad Autónoma ha terminado por convertirse en un centro de gasto al que se debe poner coto o al menos, coordinar con el resto de las administraciones para no mantener estructuras triplicadas. Ahora estamos ante un problema mayor. La crisis que nos asola hace que pocos temas se puedan plantear para evitar generar más tensión sobre la ya existente, pero quizás haya que hacer como en las casetas de la Feria de Abril de Sevilla y poner carteles que digan “prohibido hablar de la cosa” entendiendo por tal a la crisis, y dedicarnos a estudiar donde y como proceda, en que aspectos podemos mejorar la situación existente. Reducir la estructura del estado no debe pasar solo por la reducción en la prestación de servicios, puede que analizando lo que en aquellos estudios de expertos que se hicieron al principio de la formación del estado de las Autonomías encontremos ideas frescas que permitan optimizar los recursos escasos sin necesidad de pegar los recortes solo en el ámbito de la prestación de servicios. En aquel Informe citado, se podía leer literalmente “ Un esquema organizativo como el propuesto, impone lógicamente la utilización necesaria de las corporaciones locales, y destacadamente de las diputaciones provinciales, para que ejerzan ordinariamente las competencias administrativas que pertenecen a las comunidades autónomas.

 Las diputaciones deben quedar convertidas en el escalón intrarregional básico: es preciso fortalecer sus servicios, dotarlas mejor, integrar en su organización los servicios periféricos de que se han de desprender la Administración Central de le Estado, para que puedan asumir el ejercicio de competencias por transferencia o delegación de las comunidades autónomas, y atender ordinariamente la prestación de los servicios que están encomendadas a la gestión regional” a la vista de que se hace necesario optimizar los recursos escasos que el sector público debe gestionar, no estaría mal recuperar este viejo informe, renovar las diputaciones y eliminar gran parte de las estructuras montadas por las CC.AA

 

VAMOS A MAS

Cuando empezó la crisis, mientras se intervenían Bancos en otros países, el Presidente Rodríguez Zapatero se permitía el lujo de decir que nuestro sistema financiero estaba de cine y el único problema que preocupaba al Gobernador del Banco de España era la necesidad de reformar el mercado laboral. Y puede ser que si se hubieran tomado las medidas adecuadas en su momento, así habría sido. Luego empezaron las intervenciones (CCM) las fusiones, cuando no las desapariciones y ahora llegamos al momento de las Nacionalizaciones (Bankia) y con unas nuevas medidas que van a obligar a hacer tal volumen de provisiones a los Bancos, que de las entidades cotizadas, salvo el Santander, BBVA, Caixa Bank, Bankinter y Sabadell (con alguna otra excepción que pueda surgir en el último momento) puede dejar en pérdidas a todo el sistema bancario español.

Así que nos vamos a tragar el marrón de una caída de valor espectacular de toda la Banca, repercusión inmediata en el mercado crediticio (aquí ya no va a haber dinero para préstamos hasta calendas grecas y perdón por la comparación). Encima el Ministro de Guindos anuncia que para recuperar la credibilidad se van a realizar nuevas auditorias de los Bancos, confirmando las sospechas de desconfianza sobre los informes emitidos por el Banco de España. ¡Que tiempos aquellos en que el Banco de España era una institución respetada y temida! Claro que a ver quién se oponía a Mariano Rubio o a Luis Ángel Rojo. Mariano Rubio tuvo un error con una actuación personal poco ética y muy caro lo pagó, si en proporción a la pena que soportó Mariano Rubio tuvieran que pagar los responsables del destrozo causado ahora, no habría tipificación suficiente en el Código Penal para recoger las sentencias merecidas. En fin tenemos para rato antes de disponer de un sistema financiero que cumpla con su obligación de atender las necesidades de un mercado que precisa del crédito para funcionar. Además, la credibilidad del Banco de España se ha ido al garete, con lo que recuperar la autoridad del mismo en sus labores de supervisión va para largo y, en todo caso, no será suficiente de cara a nuestros socios europeos.

De Bankia, mejor no hablar, como mínimo se puede considerar que ha habido un engaño consentido. Todos los pequeños inversores que suscribieron algunas acciones de la entidad cuando esta salió a Bolsa, sabían que siempre hay un riesgo, pero a la vista de lo que ahora sale, aquí han fallado supervisores, auditores, Gobierno y hasta uno que pasaba por allí de casualidad. ¿Responsabilidad? Seguro que de nadie. Aquí ya sabemos que nunca pasa nada. En algún sitio he leído en estos días una cita que venia a decir que “las cárceles están llenas de tontos ya que los delincuentes inteligentes están en la calle”. Un poco de vergüenza no vendría mal y si viene acompañada por una actuación ejemplar y ejemplarizante de la clase política y de los tribunales, mejor. Cinco millones de parados se merecen algo de respeto.

 

DÉFICIT

Otra semana más debatiendo sobre el déficit de las cuentas públicas. Las Agencias de Calificación siguen haciendo de las suyas bajando la nota a Comunidades y entidades financieras y encima, la colocación de las últimas emisiones de deuda llevadas a cabo por algunas Comunidades Autónomas, lo hacen a tipos de interés del 5% (Cataluña) y al 7% (Valencia). Soportar el pago de estos intereses en momentos de recesión, implicará tener que reducir aún más determinados capítulos de gasto público, con lo que se disminuirán las prestaciones sociales o la inversión, lo que será malo para la situación de parte de la población y producirá, además menor actividad económica.

Por otro lado, se hace público que la partida destinada al pago de las prestaciones por desempleo, ha aumentado en el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior y como todas las previsiones apuntan a que seguirá creciendo el paro, es de suponer que el aumento de las citadas prestaciones será aún mayor, cuando se había previsto en los Presupuestos de 2012 recién aprobados que la citada partida disminuiría en un 5% (¡lo que es tener fe en los milagros!) Como quién manda es Alemania y forma parte de su ADN el miedo congénito a la inflación y al déficit por lo que tuvieron que vivir en la época de entreguerras, no se puede confiar en que cambien mucho su posición. Así que habrá que seguir reduciendo el gasto y, por mucho que se niegue ahora, subir los impuestos. Hay que reducir el déficit como sea. Las medidas son impopulares, puede que se pudieran adoptar otras, pero las más eficaces a corto plazo son las que se toman sobre el gasto corriente. ¿Qué es una burrada actuar con recortes en educación? Cierto, también lo es que se haga en Sanidad, pero lo raro es que todavía no se hayan puesto en marcha otras medidas de reducción en otros ámbitos. El despilfarro, cuando no la “desaparición” de ingentes cantidades de recursos llevado a cabo en los años anteriores, es lo que tiene cunado te pilla una época de recesión económica, que te sobra pantalón y te faltan agujeros en el cinturón.

Luchar para que no nos sigan marcando el paso desde fuera es fundamental así que toca perseguir el déficit como sea, pero también hay que propiciar herramientas que permitan políticas expansivas que impidan que siga cayendo la actividad económica y que, a ser posible, la anime un poco. Y dado que estas políticas no pueden venir del sector público, habrá que apoyar al sector privado para que pueda empezar a tirar del carro, para lo que es imprescindible que el dinero empiece a circular. Este mes empezarán a pagarse las facturas de los Ayuntamientos, parece que también lo serán las de la Comunidad, algo es algo, pero también hace falta que las entidades financieras cumplan con su labor de facilitar recursos mediante el crédito al sector privado. Puede que sea clamar en el desierto pero por intentarlo que no quede.

 

Y TÚ MAS

Seguimos cada vez más lejos de poder vislumbrar la posibilidad de un acuerdo entre los partidos políticos y las fuerzas sociales para alcanzar un pacto de Estado que nos permita salir de esta situación. Entre unos, que solo hablan de la herencia recibida, frase desafortunada que llega u momento que solo puede servir para justificar la incompetencia, y otros que carecen de la más mínima vergüenza para hacer una autocritica de los errores cometidos, España va camino de los seis millones de parados y la recesión se consolida para quedarse entre nosotros por una temporada. Este país, que hace unos años discutía su prerrogativa para entrar en el G-8, ahora solo puede presumir de ser la mayor fábrica de parados de Europa a un ritmo de 4.000 diarios en el último trimestre.

Los ciudadanos debemos exigir a nuestra clase dirigente que analice la situación y se anticipe a los problemas, pero aquí solo vale la política cortoplacista y así nos va. Si malo es lo que arrastramos del pasado, lo que queda por venir no es mucho mejor salvo que se adopten medidas. Ya se da por hecho que la recuperación no empezará hasta 2013 y que no se creará un solo puesto de trabajo hasta 2014. La mayoría de los parados lo son de larga duración, y los que han superado los 50 años carecen de esperanza de poder volver a trabajar algún día, con lo que hasta su pensión queda al albur de un cambio que no se prevé pueda producirse. Así que el horizonte nos señala un escenario en el que España tendrá nueve millones de jubilados y seis millones de parados. Es decir quince millones de personas que dependerán de los impuestos que podamos pagar los poco más de diez y seis millones que nos mantendremos (espero) en activo para finales de este año. El pasado jueves, un significado militante del PSOE justificaba el gasto del sector público en Castilla La Mancha por la solidaridad de las demás regiones. Puede que una región sea sostenible por la solidaridad de las demás, pero con un panorama así la situación del conjunto de España será inviable. Añadamos a esto la angustia del más de millón y medio de hogares en los que no entra un euro al no tener trabajo ni posibilidad de acceso a ayudas de tipo alguno, salvo las de la beneficencia.

 Ante esto, lógico es insistir a los dos grandes partidos que dejen de jugar como críos haciendo uso del “y tú más” como remedo de una pelea que no permitirá encontrar soluciones a esta situación. No se en que mundo viven los responsables de nuestra clase política, yo solo les pido que me acompañen un día a una reunión en la que se debate un ERE en una empresa que está condenada a la liquidación por falte de crédito y vea cual es el drama de trabajadores y empresarios que saben están abocados a entrar en una espiral de miseria, mientras sus representantes políticos se enzarzan en debates irresponsables y estériles.

 

ARGENTINA

Con motivo de la expropiación de YPF por el Gobierno Argentino, nuestro Ministro de Asuntos Exteriores Sr. García Margallo, ha dicho que se va a proceder a un cambio en la formación de los miembros del Cuerpo Diplomático, introduciendo temas de Comercio y Economía en el temario de la Carrera. Ante lo que me pregunto ¿Cómo es posible que los diplomáticos españoles carecieran de formación en este ámbito? ¿Con que criterio trataban los intereses españoles? ¿Las relaciones económicas no formaban parte de su misión? A nadie se le oculta que los embajadores de Alemania, EE.UU. Gran Bretaña o Francia son, además de grandes diplomáticos, unos estupendos agentes comerciales de las empresas de sus países respectivos. Saben que de la buena presencia en el exterior dependen sus exportaciones y, por lo tanto, la prosperidad de aquellas entidades que van a dar empleo y generar riqueza en su Patria.

Aquí parece que estamos todavía anclados en el siglo XIX, antes que Carlos III aboliera la estigmatización de las actividades comerciales en España. Lo de Argentina pone de manifiesto que, aparte de las tonterías que puede llegar a hacer un gobierno populista, en España no hemos hecho bien la tarea. A finales de febrero el Ministro de Industria declaraba que el asunto de YPF estaba en vías de solución, ¿no existen servicios de información del Estado? La actitud de la Presidente Argentina ha sido todo lo deplorable que se quiera, pero si tuviéramos claro que es lo que debe hacer nuestro cuerpo diplomático, era para cesar al Embajador en Argentina ya mismo. Y luego tenemos declaraciones de los portavoces de algunos partidos políticos españoles que son de pandereta. Van y dicen que el conflicto generado por la expropiación de la participación de Repsol en YPF, es un conflicto de una empresa privada con un Gobierno Soberano en el que no debe intervenir el Gobierno Español. ¡Manda narices! O sea, que los intereses de las empresas españolas no deben ser defendidos por nuestro Gobierno. Otros que tienen mentalidad anterior a la pragmática de Carlos III. Una Nación la conforman sus ciudadanos y sus instituciones y es deber del Gobierno de la Nación el defender los derechos de todos sus ciudadanos e instituciones en cualquier sitio donde los mismos estén vulnerándose.

Negando esta evidencia, dejamos a los pies de los caballos a cualquier empresa que vea vapuleados sus intereses ya que el Gobierno que lo hiciera, sabría que no iba a tener oposición alguna por parte del Gobierno español. Argentina es soberana para tomar la decisión de declarar de utilidad nacional el sector energético y expropiar o nacionalizar todas las empresas que considere pertinente, pero sometiéndose a las reglas del derecho internacional que regulan el como tomar medidas de este tipo. Pensar que la expropiación de YPF se ha llevada a cabo respetando las reglas de juego, es, como mínimo, una ingenuidad.



HACIENDA SOMOS TODOS

En 1977, siendo Ministro de Hacienda Francisco Fernández Ordoñez, se inició la reforma del sistema fiscal español. Aparte de la implantación del Impuesto sobre la Renta, los esfuerzos se encaminaron a educar al contribuyente en su compromiso con la Hacienda Pública. El slogan utilizado en la campaña que a tal fin se puso en marcha fue el de “Hacienda somos todos”. El mensaje era claro, el ciudadano pagaba con sus impuestos los gastos del Estado. En correspondencia, el Estado debía ser eficaz en el gasto. Así se debía tener claro que no se podían hacer dispendios ni tampoco había por que agradecer al político de turno el que llevara a cabo tal o cual proyecto.

 Era su obligación el gestionar bien el dinero de todos los ciudadanos. Este convencimiento empezó a hacer aguas cuando la propaganda partidista empezó a machacar al ciudadano con un mensaje equivoco, en el que parecía que lo que el ciudadano recibía era una especie de maná que el político se encargaba de distribuir en función de sus filias o fobias. A esto ayudó la política de subvenciones que hacía que gran parte de las actividades que se desarrollaba por la Sociedad solo fueran posibles si había una subvención pública detrás que sufragara los gastos. Como la imagen que se daba de la subvención es que esta salía de la generosidad del gobernante y no de los impuestos de los ciudadanos, ya teníamos cerrado el círculo de dependencia del poder limitando la independencia de las organizaciones civiles. Ahora surge el debate entre el “gratis total” y el posible pago de algunos servicios públicos. He de decir que el “gratis total” no existe ya que todo gasto público se financia, directa o indirectamente, por los ciudadanos con el pago de nuestros tributos.

 Partiendo de esta premisa creo que debemos volver a educarnos todos. Los ciudadanos para tener plena conciencia de que Tributos pagamos y que se debe atender con el dinero que la Hacienda Pública recauda. Nuestro gobernantes para volver a tener la prudencia en el gasto y la eficiencia en la gestión de los recursos que disponen para atender las muchas demandas sociales. A partir de aquí, lo que seria deseable es que se planteara un debate para definir cuales son los mínimos que se deben atender por los poderes públicos y de que forma se gestiona la ejecución de los Presupuestos. Educación, Sanidad, Justicia y Seguridad son los mínimos que deben ser atendidos. Asistencia Social, Pensiones, etc., también lo han de ser en función de la renta de los contribuyentes que perciban dichas atenciones. Y de debe empezar a revisar seriamente los criterios de gestión del gasto. En Sanidad es evidente que se pueden realizar muchos recortes de gasto con una mayor eficiencia en el control. Quizás también haya que limitar el “gratis total” para los no residentes, pero lo básico es que se lleve a cabo un Pacto de Estado para definir donde se han de aplicar los recortes y que haya lealtad institucional en el cumplimiento de los acuerdos.



Serie Toledo

Me habían hablado de la serie "Toledo" que se emitía por Antena 3, así que sintonicé dicha emisora y me puse a ver uno de los capítulos, aguanté no más de diez minutos. El guión me pareció de tercera, los decorados de cartón piedra. Algunas tomas se libraban por haber elegido un entorno adecuado pero luego te tenias que tapar los ajos al ver donde y como se representaba la "corte" de Alfonso X. ¡Que desperdicio de actor ver a Juan Diego interpretando ese papel! En fin que dejé de seguir la serie no sin preguntarme como fue posible que se diera el nombre de Toledo a la misma, desperdiciando de tal manera un capital histórico como el que, en teoría, estaba tratando esta serie.

La semana pasada intenté seguir otro capítulo y me fue imposible. Sentí vergüenza ajena. Entiendo que haya que novelar un poco la historia para hacer un planteamiento que llegue a la mayor parte de la población, pero es que no hace falta ser un lumbreras para desarrollar unos cuantos capítulos que emocionen y permitan que el publico se enganche a determinados momentos de nuestra Historia. Dado que podía ser yo el equivocado, comenté mi experiencia con algún Toledano que también había caído en la tentación de verla. Estaba tan horrorizado o más que yo. La conclusión a la que llegamos es que el Ayuntamiento debería cuidar el uso del nombre de Toledo en este tipo de aventuras. No siempre es bueno el dicho de que "hablen de nosotros aunque sea mal" por que se supone que así se atraerá más turismo a nuestra ciudad. Puede que la difusión permita que así sea en algunos casos, pero nadie me negará que una buena serie de TV con un guión bien desarrollado, con tomas de los mejores escenarios que Toledo pueda facilitar para la grabación y hasta con un cierto rigor histórico que no haga que nos de vergüenza como se interpreta nuestra propia historia, permitiría poder hacer mucho más atractivo al visitante nuestra ciudad, al mismo tiempo que no dilapidaríamos nuestro acervo histórico con series de tercera.

 Como esto ya no tiene remedio bueno será que tomemos nota para la próxima. Esta ya va a pasar a mejor vida dado que, según parece, la serie no continuara debido a que tampoco el éxito de audiencia así lo aconseja. En fin, que todos hemos salido perdiendo. Los productores al no recuperar la inversión, la cadena de TV por no haber alcanzado la audiencia esperada, los actores por no dar continuidad a su trabajo y Toledo por no haber sido bien tratada en este invento. Y para colmo la Historia se desaprovecha como fuente de conocimiento.



A COBRAR

El dicho popular de “quién paga descansa” siempre tuvo su prolongación en la frase “pero el que cobra más”. Este país nuestro tan querido, con toda su Ley de morosidad vigente, tiene que recurrir a medidas extraordinarias para que las Administraciones Publicas puedan hacer frente a sus obligaciones de pago. Cierto es que era tal el “agujero” que se ha heredado por las actuales Administraciones (algunas herencias generadas por los propios herederos) que se ha tenido que recurrir a procedimientos novedosos. Ya se anunció como iban a pagar los Ayuntamientos y en esta semana, se ha procedido a hacer lo mismo por la Junta de Comunidades.

 Hasta 2.500 millones de euros se van a pagar a empresas y particulares, dejando fuera a las entidades públicas acreedoras de la Administración Regional. El procedimiento, similar al de los Ayuntamientos. Registradas las facturas con anterioridad a 1 de enero de 2012, la Junta dará traslado al Estado de la relación de facturas antes del 14 de abril (¿será intencionada la elección de la fecha?) Los acreedores podrán verificar los datos y, caso de estar de acuerdo, solicitar su cobro a través de un consorcio de bancos con los que se ha establecido el acuerdo de financiación. Los criterios de pago se basarán en la antigüedad de la fecha de registro de la factura, que la empresa que lo reclame sea una PYME o que la reclamación de pago se haya iniciado ante los Tribunales. De estos criterios establecidos, me alegra que se haya eliminado la opción por la que se daba prioridad al pago de las deudas con quita, hubiera sido una verdadera tomadura de pelo, y me preocupa que el criterio de antigüedad sea el de registro de la factura y no el de emisión de la misma. Es obvio que el “agujero” se ha producido, entre otras causas, por la asunción de compromisos sin consignación por lo que miles de facturas se habrán registrado con motivo del reconocimiento del gasto, cuestión que se ha llevado a cabo a partir del segundo semestre de 2011, así que miles de facturas de fechas muy anteriores serán tratadas como las de la última hornada, sin poder acceder al cobro con la agilidad que precisan. Pero dicho esto, bienvenida sea la noticia. Al menos habrá empresas que sepan a que atenerse en cuanto al calendario de cobros, algunas podrán esperar y salvarse de la quema de una situación angustiosa que les está dejando al borde de la bancarrota.

 Cada empresa que muere son puestos de trabajo que desaparecen y una opción más que se pierde para generar empleo. Si es cierto que en junio estos cobros podrán llevarse a cabo, las empresas que los perciban podrán a su vez pagar las deudas que mantienen con sus acreedores, estos a su vez podrán hacer lo mismo y la inyección de liquidez que llegará al sistema solucionará, en parte, la angustiosa situación de falta de efectivo por la que atraviesan PYMES y familias. Lo único que nos debemos preguntar es ¿por qué no se hizo antes? ¿tan difícil lo tenían los anteriores gestores del Gobierno Central para propiciar los mismos pasos que ha adoptado este?



OTRA BURBUJA
 

“Panem et circenses” es una locución latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad. Tiene su origen en una Sátira de Juvenal en la que describía la costumbre de los emperadores romanos de regalar trigo y entradas para los juegos circenses como forma de mantener al pueblo distraído de la política. A lo largo del tiempo, esta costumbre se ha ido arraigando en las distintas culturas, así en los siglos XIX y XX, hubo intelectuales españoles que asimilaban dicha frase al “pan y toros”. Y, ya en nuestros días, a nadie se le oculta el paralelismo existente con el “pan y fútbol” que hace que cualquier noticia sobre Messi o Ronaldo, tenga tanta o más trascendencia que cualquier referencia que se pueda hacer al más significado de nuestros intelectuales o científicos.

 Es solo en este contexto que podamos entender que desde hace muchos años se esté permitiendo que los Clubs de Fútbol incumplan permanentemente sus obligaciones con la Agencia Tributaria o la Seguridad Social. De los únicos datos publicados que se disponen, podemos saber que los Clubs adeudan a la Hacienda Pública 752 millones de € y de las deudas con la Seguridad Social nada sabemos dado que dichos datos se consideran reservados y no publica dato alguno al respecto. Cuando el próximo día 30 se presenten los Presupuestos Generales del Estado y gran parte del País se ponga a bramar diciendo aquello tan español de “¿que hay de lo mío?, sepan que, caso de reclamar legítimamente la deuda de los Clubs de Fútbol, alguno de los recortes a los que el Gobierno se verá obligado a llevar a cabo, se podría haber paliado al contar con la deuda de los Clubs como ingreso. Para ser más claro, solo los Clubs de 1ª División, deben 489 millones de euros a la Hacienda pública. Si, como también es público, el fútbol genera en España, 1.800 millones al año, ¿por qué no se pueden pagar estas deudas? La respuesta lógica es pensar que muchos Clubs gastan más de lo que ingresan, tanto en fichas de jugadores como en sueldos de estos. Una definición de la “burbuja económica” es la de “subida anormal del valor de un activo, de tal manera que dicho precio se aleja cada vez más del valor intrínseco del producto”

Algunos Clubs no pueden subsistir y podríamos estar ante una “burbuja” del futbol en España en la que se estén pagando traspasos, primas y salarios que los mismos no pueden pagar. Los activos (jugadores) se pagan por encima de su valor intrínseco. ¿No habrá llegado la hora de reconocer que España no se puede permitir el lujo de tener jugadores con primas netas de más de 30 millones al año? Ojo con lo que algunos Clubs hacen, como no haya financiación externa, más de un Club “morirá” y entonces ¿qué? ¿estallará la burbuja? Mientras tanto, mejor que cobre Hacienda, no vaya a ser que luego la deuda hasta haya prescrito.

 

CULTURA DEL ESFUERZO

Se ha puesto de moda hablar de la cultura del esfuerzo haciendo ver como se ha perdido al permitir a las generaciones jóvenes que sea relativamente fácil conseguir superar determinados obstáculos sin trabajar para ello. Es cierto que una educación en la que se relaja el nivel de exigencia hace que al final no se esté entrenado para superar determinadas barreras. Pero no podemos juzgar a toda la juventud por el mismo rasero. En la actual generación es casi seguro que hay el mismo porcentaje de vagos que había en la mía. Quizás entonces se sustituyera el esfuerzo por la picaresca para lograr lo que, evidentemente, era más difícil obtener por la falta de medios, pero hoy hay muchos más jóvenes suficientemente preparados que están al mismo nivel, si no por encima, de los mejores de mi quinta.

Metidos en el debate de la cultura del esfuerzo y dado que estamos ante una falta de medios impresionantes para poder sostener el sistema tal cual ahora funciona, voy a plantear un tema no políticamente correcto. Parto de la base que se debe ofrecer a todos las mismas oportunidades y también que no todos los jóvenes terminan accediendo a la Universidad. Hoy en día el coste de una plaza universitaria de una carrera que no precise de laboratorios o prácticas excesivamente caras, está por encima de los 10.000 €/curso académico de media por alumno. Las tasas que el alumno paga por matrícula no cubren, en muchos casos, ni el 15% de dicha cantidad. La tasa, por definición, ha de cubrir el coste del servicio, pero tradicionalmente se viene prolongando un desfase muy amplio entre el coste real y lo que el alumno paga.

Quizás ha llegado el momento de plantearse hasta que extremo se puede permitir que la relación entre convocatorias que un alumno precisa para aprobar una asignatura y el importe que paga de tasa, no debería reconsiderarse. A todos hay que darles la misma oportunidad, pero hay que exigir que, en contrapartida, el alumno la aproveche. Que haya estudiantes cursando quinto curso con asignaturas pendientes de segundo y que lleven siete años matriculados, debería hacer pensar si no se debe plantear que casos así deben asumir que han de pagar el costo real de su formación, independientemente de otras medidas que desde el punto de vista académico se adopten. Cuestión aparte es que haya que habilitar los apoyos que sean necesarios para evitar que se trunquen proyectos personales por problemas derivados de situaciones siempre difíciles de juzgar, pero ya está bien de mantener alumnos que terminan cursado segundo curso de tercero, cuando no cuarto. Si se exige algo más, es posible que se puedan dar más oportunidades a gente que se lo merezca, o al menos se podrá hacer un uso más eficiente de los recursos públicos.

 

MANUEL PIZARRO

 Organizado por la Asociación de la Empresa Familiar de Castilla La Mancha se celebró una jornada el pasado martes en la que todo lo que sucedió fue interesante. Lo fue el decálogo de medidas que expuso el Presidente Aurelio Vázquez para empezar a paliar los efectos de la crisis. Tuvo más interés aún si cabe el discurso de la Presidente María Dolores de Cospedal en el que asumió compromisos y enunció algunas de las medidas que se están adoptando por su Gobierno. La faena se remató con dos grandes primeras figuras como son Manuel Pizarro y Antonio Garrigues.

Manuel Pizarro está demostrando en cada exposición pública que personas como él, estén situados en el ámbito que sea, son las que se necesitan para poder adoptar las medidas que este país precisa. Se podrá estar o no de acuerdo al 100% con algunas de las medidas que propugna, pero el análisis de la realidad que hace y las hipótesis de partida que propone para trabajar en hacer una sociedad mejor son irrefutables. Su mirada Schumpeteriana sobre la economía española, su llamada a la intervención de la sociedad civil, el aprovechar lo único bueno que tienen las crisis a través de “la destrucción creativa” todo lo que expuso en términos generales fue el prólogo de las medidas concretas que fue desgranando posteriormente. La necesidad de sanear el sistema financiero dejando que se hundan las entidades que lo han hecho mal y exigiendo responsabilidades a los gestores que las han llevado a ese término, me recordó la forma en que se resolvió la crisis bancaria en Suecia a principios de los noventa.

El sistema se desquebrajaba por una subida imparable de los tipos y la economía Sueca se hundía con un incremento del paro del 300%, el primer ministro conservador Carl Bildt decidió que había que actuar. Apoyado hombro con hombro por la oposición de centro-izquierda, el gobierno anunció que el estado sueco garantizaría todos los depósitos bancarios y créditos de los 114 bancos nacionales con lo que dio tranquilidad a los clientes de los mismos.

Se creo una institución gubernamental para supervisar las operaciones de las entidades que necesitaban recapitalización, y otra más para vender los activos (principalmente propiedades) que los bancos conservaban como garantías (el tan traído “banco malo” que aquí no se quiere poner en marcha). Con los balances transparentes en los que se habían contabilizado todas las pérdidas, el Estado comenzó a recapitalizar los Bancos, imponiendo las condiciones de devolución de los préstamos así como los intereses a pagar.

Los que más perdieron fueron los accionistas de los Bancos, al igual que sucede con cualquier empresa privada que tenga pérdidas. ¿Por qué no aprendemos de las experiencias positivas que han servido en otros lugares? Recordemos que al mismo tiempo Japón adoptó medidas similares a las nuestras. Su sector financiero todavía no se ha recuperado y han pasado 20 años, como tengamos que esperar solo 24 meses más aquí no mantiene la actividad económica ni el apuntador.

 

BANCOS

Eran los comienzos de la II Guerra Mundial, las cosas no iban nada bien en el continente para los aliados, un periodista le pregunta a Winston Churchill cual es su opinión sobre los franceses, este respondió “no le puedo decir, no los conozco a todos”. Aunque recurrir a las frases de Churchill vale para un roto y para un descosido, hoy lo hago para referirme a la situación por la que atraviesa el sector financiero español y por la falta de recursos que la economía real tiene, debido a la falta de crédito que termina llegando a empresas y particulares en España.

No se puede generalizar diciendo que “todo” el sector participa de unas políticas absolutamente rácanas a la hora de responder a las demandas de crédito que las empresas requieren. Haciendo un paralelismo con la frase inicial, “no los conozco a todos”, pero si dispongo de información que me permite tener una muestra de lo que está pasando. Poca o nula respuesta a la refinanciación salvo que el montante de la deuda sea significativo para el Banco. Aquí se mantiene lo que Keynes dijo en su día “si debes 1000 $ al Banco, tienes un problema. Si lo que debes es 1.000.000 $, el problema lo tiene el Banco”. Aumentando las cantidades en función del tiempo transcurrido desde entonces, esto sigue siendo verdad.

 Las grandes corporaciones renegocian sus deudas multimillonarias, mientras que el pequeño y mediano empresario se ve obligado a responder con sus bienes personales de una simple póliza de crédito, si es que consideran viable la operación. Pero además es que los tipos que se barajan en estos momentos rozan la usura. El Banco Central Europeo, presta dinero a tipos que se mueven en el entorno del 1%, el Euribor está por debajo del 1,5%. Los préstamos a particulares no creo que los puedan conseguir por debajo del 6%, firmándose operaciones que terminan teniendo un TAE superior al 10%. Diferenciales superiores al 4% en el mejor de los casos cuando en la época de las vacas gordas eran de un par de puntos nada más. El colmo lo hemos conocido en esta semana. El Banco Central Europeo ha prestado al 1% más de 500.000 millones de euros a cerca de 800 Bancos. De ese importe, una tercera parte ha venido a España.

 Teóricamente la intención era que fluyeran recursos para empresas y particulares. No veo que la situación haya cambiado ni creo que cambie a corto plazo. Volverán a decir que no existen demandas de crédito “solventes” ¡cómo si algunas de las entidades financieras que lo dicen gozaran de solvencia ante las agencias de calificación!. En fin que no conozco la política de todos los Bancos y por lo tanto no me atrevo a generalizar, pero no vendría mal que alguno se atreviera a decir que va a evaluar las peticiones de sus clientes con la misma generosidad que lo hace el Banco Central Europeo respecto a las suyas.

 

AYUNTAMIENTOS

El Gobierno mueve ficha y pone en marcha instrumentos para que los Ayuntamientos puedan pagar sus deudas. El BOE publicaba el sábado 25 un Decreto Ley por el que los Ayuntamientos habrán de comunicar, antes del 15 de marzo, todas las facturas que deben a fin de que estas puedan ser pagadas a través de determinados procedimientos. Dicho pago quedará condicionado a la presentación, antes del 31 de marzo, de un Plan de ajuste que permita estudiar por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la viabilidad del pago solicitado. Además se permite sacar las facturas del cajón procediendo a su contabilización.

 No está mal la propuesta, pero es penoso que a estas alturas y con la Ley de Morosidad vigente desde hace tiempo, haya que estar con estos mimbres tejiendo un procedimiento que hasta incluye posibles quitas por los proveedores para cobrar las facturas pendientes. También es un canto al sol el pensar que la totalidad de los más de 8000 municipios españoles estén en condiciones de poder llevar a cabo lo establecido en el Decreto en cuanto a notificación de las facturas pendientes de pago. No digamos ya la obligatoriedad de presentar el plan de ajuste antes del 31 de marzo. No se como se las van a apañar los cientos de pequeños Ayuntamientos que carecen de la más mínima estructura administrativa para poder cumplir lo pedido.

En fin que mucho me temo esta será una buena iniciativa que salvará los muebles de grandes y medianos Ayuntamientos para alegría de sus acreedores, pero que seguirá dejando en la más absoluta inseguridad de cobro a miles de acreedores de pequeños Ayuntamientos. Encima leo que los acreedores que se acojan a este procedimiento de cobro habrán de renunciar a percibir los intereses de demora y renunciar a las costas judiciales si hubieran iniciado un procedimiento de cobro en los juzgados.

Habrá que alegrarse por todos aquellos acreedores que puedan solucionar en parte sus problemas de liquidez recurriendo a este instrumento que el Decreto Ley pone en sus manos, pero es penoso que sigamos viendo como el contribuyente se tiene que plegar a todo lo que la Administración disponga si es que quiere tener alguna seguridad de cobro. Para todos aquellos que hayan tenido algún problema con la Administración a la hora de efectuar un ingreso, ¿les han perdonado a Ustedes los intereses o la sanción correspondiente? ¿ha habido agilidad en la respuesta a sus recursos solicitando devolución de ingresos indebidos?

No voy a seguir estableciendo paralelismos, al fin y al cabo mejor es lo que este Decreto establece que lo que antes había, solo me gustaría que, al igual que a los administradores de una sociedad mercantil se les puede exigir responsabilidad patrimonial por hacer una gestión indebida de su empresa, se empiece a exigir a aquellos administradores públicos responsables de este desastre de cuentas en que nos encontramos por la dilapidación de los dineros públicos que han llevado a cabo en los últimos años.

 

4,4%

El objetivo de déficit público para 2012, salvo que Bruselas cambie de opinión, es limitarlo al 4,4%. Esto supone que la cifra de techo de gasto que el Gobierno ha de llevar en los próximos días al Congreso de los Diputados, deberá cuantificarse en una cantidad que recorte la alcanzada en 2011 en algo más de 50.000 millones de €. Para el común de los mortales estas cifras dan escalofríos, pero mucho más nos supondrá el pensar que las partidas de gasto sobre las que se va a poder actuar son bastante escasas, y que el margen de disponibilidad que tendrá el Gobierno para preparar sus Presupuestos se va a quedar limitado a unas cantidades totalmente insuficientes para atender lo imprescindible.

Verán, entre el pago de la deuda, la atención a las prestaciones sociales, fundamentalmente desempleo y los salarios de los empleados públicos, el Presupuesto ya está suficientemente comprometido para que lo que quede sean migajas que permitan pagar la luz, la calefacción y poco más. Con estos mimbres ya podemos pedir que la flexibilidad se imponga para que haya un poquito más de recorrido en la cantidad de gasto que se pueda permitir el Estado para este año.

 Por otro lado, bien venido sea esta dosis de realismo con que nos tenemos que enfrentar. Tenemos una estructura que no nos podemos permitir, administraciones sobredimensionadas cuando no duplicadas o triplicadas, políticas de subvenciones sin límite que hacían que todo el mundo recurriera a papá Estado como si este tuviera un grifo del que manara de forma ilimitada todo lo que se le pidiera. 2012 debe ser un año de reflexión para aprender a sobrevivir con nuestro esfuerzo.

Las asociaciones y entidades cuyo presupuesto se nutre al 100% de la subvención, deben pensar como van a poder seguir actuando. Pero también debe hacerse, de una vez por todas, la reforma de las administraciones. Municipios con una población que no permite tener masa crítica para dar servicios a sus vecinos, duplicidad en competencias y servicios de administraciones locales y autonómicas. Cuanto antes se empiece a tomar decisiones que solucionen este contrasentido mejor. El modelo ha funcionado para bien en muchas cosas a lo largo de los años de crecimiento, pero ahora no nos lo podemos permitir. El traje se nos ha quedado demasiado ancho y hay que recortar. No tenemos mucho tiempo, la crisis económica nos está metiendo en un camino cada vez peor, el paro seguirá creciendo durante este año, la reforma del sector financiero no va a hacer que fluya el crédito de forma inmediata, la reforma laboral no es la varita mágica que permitirá crear empleo de la noche a la mañana. Los cimientos de la casa se los cargaron entre la crisis y la mala gestión de nuestros gobernantes y lideres, ahora toca asumir que nos esperan años de vacas flacas y que son necesarias soluciones drásticas para que el periodo de recesión sea el menor posible.